jueves, 3 de mayo de 2012

DH JUVENIL: Semifinales de la Copa de Campeones


Este miércoles Lepe acogió las semifinales de la XVIII Copa de Campeones de la División de Honor Juvenil. Tras la disputa de las respectivas eliminatorias, Espanyol y Sevilla se ganaron un puesto en la gran final que se disputará este próximo sábado a partir de las 17:00 (hora canaria).


Atlético de Madrid 1 – Espanyol 2
En la primera semifinal, luchada por los dos equipos y pese a que los rojiblancos se adelantaron en el marcador, el conjunto blanquiazul hizo valer su pegada y el orden defensivo para ganarse la primera plaza en la final. El otro finalista saldrá del encuentro entre el Sporting de Gijón y el Sevilla FC.

RCD Espanyol
Los técnicos de ambos equipos se habían deshecho elogios antes del partido, pero una vez comenzada la semifinal, ninguno de los dos conjunto dio tregua, en la lucha por la plaza de finalista en esta Copa de Campeones. Con el campo mojado por la lluvia intermitente, el balón corría a la perfección, y por tanto los jugadores se dedicaron a hacer fútbol durante la primera mitad.

Ambos conjuntos llegaron a la meta contraria y lo hicieron con peligro, aunque no fue sobrada la primera mitad de ocasiones claras. Se adelantó el Atlético de Madrid.

Apenas corrían dos minutos de partidos cuando una magnífica jugada trenzada al primer toque por todo el ataque la culminó a la perfección Ian González con un remate imparable para el meta periquito. A raíz de este gol, el Espanyol pareció noqueado durante unos minutos, en los que el Atlético disfrutó del balón. Al cuarto de hora, un pase de Oliver lo mandó Ian a la izquierda del meta, sólo ante el portero. Pero el Espanyol respondió y a punto estuvo de hacer la igualada en el 16, cuando un centro desde la izquierda lo remató en el segundo palo Herráiz, por fuera de la red atlética. A la primera no acertó, pero si a la segunda, porque en el minuto 25 era Herráiz quien lograba el tanto del empate para los barceloneses.

El encuentro tenía la tensión propia de una semifinal, y las alternativas en el juego propias de un partido en el que dos equipos luchan por tomar la iniciativa. Pasada la media hora de juego, un remate dentro del área de Muntadas lo despejó con acierto el meta rojiblanco, Gil. No había margen para el descuido, y la primera parte no terminó sin otra oportunidad para comprobarlo. De un centro desde la izquierda, el goleador espanyolista Jafar se encuentra un balón rebotado que remata de cabeza para hacer el segundo. No hubo tiempo para más, pues tras el gol, el colegiado decretó el final de la primera mitad.

Atlético de Madrid
Con el arranque de la segunda parte, el Espanyol quiso quedarse el balón para desplegar el juego que le llevó al éxito en la primera jornada y evitar el fútbol del contrario, pero el Atlético se defendía con orden, y salía con fuerza y sensación de peligro. Lo intentaron los rojiblancos a balón parado con una falta de Borja Galán, y desde fuera del área un un disparo seco, y en ambas ocasiones el meta Parreño despejó bien.

Conforme fueron pasando los minutos, el Atlético siguió empujando al Espanyol hacia su meta, y aunque los rojiblancos lo intentaban desde fuera del área con disparos potentes, o con balones colgados para un cabezazo, el empate no llegaba. Eso sí, a los catalanes les costaba cada vez más salir de su propio campo. En el 67 de partido, el recién salido Master Glory Mondey cruzó con la zurda demasiado cruzado un chut raso dentro del área del Espanyol.

A falta de un cuarto de hora largo, y pese a que Poyatos movió el banquillo buscando frescura, el Espanyol apenas salía de su zona defensiva, fiaba sus opciones ofensivas a la potencia y capacidad goleadora de Jafar, y los atléticos rondaban el área contraria sin oportunidades claras de gol pero con la sensación de poder empatar. Un disparo duro de Teye entrando por el centro se marchó fuera por poco.

Conforme se acercaba el final del partido, la presión se tornaba acoso, pero no llegaba el remate certero que le diera el empate al Atlético, y el Espanyol llevaba la ventaja en el marcador. A falta de ocho minutos, el técnico espanyolista agotaba cambios, y se defendía queriendo mover el balón en el centro del campo. Y le salió bien la jugada, porque el Atlético no pudo llegar más veces de forma clara, y los periquitos terminaron con la victoria para meterse en la final de la Copa de Campeones.

Ficha técnica
Atco. Madrid: Gil, Gómez, Márquez, Calero, González (Alejo), Galán, Torres, Díaz, Fernández (Mondey), Fallou, Teye.

Espanyol: López, Rodríguez, Bonilla, Albarrán (Arroyo), Granados (Duarte), Muntadas (De Castro), Jordan, Canadell (Grant), Quaye (Miravent), Herráiz, Yeboah.

Árbitros: Jorge Figueroa Vázquez, José L. Martínez Serrato, Alfonso Encinas Villa, Pedro A. Rojas Domínguez.

Goles: 1-0, min. 2 Ian González; 1-1, min. 25, Herráiz; 1-2, min. 45, Jafar;


Sevilla 1 – Sporting Gijón 1 (10-9 en penaltis)
La segunda semifinal de la Copa de Campeones hizo honor a la competitividad del torneo, y ambos equipos lucharon hasta el final por el triunfo. Ninguno de los dos conjuntos pudo decantar la balanza y el finalista se decidió en la tanda de penalties. 

Sevilla CF
La igualdad fue la tónica dominante en el arranque de la segunda semifinal entre el Sporting y el Sevilla. Hasta el punto de que se repartieron goles y ocasiones ante las porterías contrarias. La tensión propia de equipos que se saben jugándose el pase a la final de un torneo como la Copa de Campeones se palpó en la intensidad con la que se empleaban los jugadores sobre el terreno de juego. Y en cómo Marco Díaz y Diego Martínez vivían el partido en la banda.

En el minuto 13, la primera oportunidad llegó de un disparo lejano de Alejandro Serrano desde la frontal del área, muy peligroso, pero que no vio portería sevillista. A los tres minutos respondían los sevillistas, que en un saque de esquina no acertaban a rematar de cabeza por medio de Daniel Pérez. No obstante, en el segundo intento a balón parado, de nuevo a saque desde el córner, el Sevilla se adelantó en el marcador, y lo hizo con un maravilloso remate de Juanma García-Manjarón de chilena, recogiendo un balón a la primera en el segundo palo, balón que mandó al fondo de las mallas. Era el primer tanto del partido, en una ejecución perfecta y preciosa del delantero sevillista.

A partir de ahí, el orden táctico de los dos equipos y el ritmo de presión en el centro del campo anuló las posibilidades de ataque de ambos equipos, hasta que en el tramo final de la primera mitad, entrando como es habitual desde la banda izquierda del ataque del Sporting, Álvaro Bustos recogió un balón que acertó a colocar desde el pico del área lejos del alcance de Rico, el meta del Sevilla, para convertir el tanto del empate. Era el minuto 39 de la primera mitad.

De ahí al descanso siguió la pauta marcada por el juego de los dos equipos, y la igualdad máxima en el fútbol y el marcador en el Estadio Ciudad de Lepe. Las jugadas a balón parado eran la vía que intentaban los equipos para llegar a la meta, pero tampoco en el inicio de la segunda aparecieron las ocasiones de gol. Al menos, las claras. El Sporting tuvo varias oportunidades de remate, en el primer y el segundo palo, tras un saque de falta desde la derecha de su ataque, pero Serrano no acertó con la volea para ver portería, en el minuto 54. De nuevo éste, tres minutos más tarde, recibió un pase en la frontal del área para tirar a puerta, pero no talonó bien y el balón se le marchó lejos de la meta sevillista. En esos minutos, parecía que el Sporting jugaba más en campo del Sevilla que al revés, pero saliendo con rapidez, un disparo de Delgado pasó cerca de la portería de Sergio Rico. No había un patrón claro para el partido y cualquier detalle podía decantar la balanza a cualquier lado.

Sporting de Gijón
El Sporting explotaba su fortaleza en balones aéreos, y el Sevilla buscaba la movilidad de sus puntas y la llegada de los centrocampistas, pero a falta de diez minutos largos solo había acercamientos a las porterías contrarias, pero de nuevo sin ocasiones claras para ninguno de los dos equipos. Lo más cercano, una combinación entre Bustos y Serrano que hizo que éste se plantara en la frontal del área, pero su remate se marchó desviado a la izquierda del portero sevillista. Por parte de los andaluces, un minuto más tarde, una falta cerrada se envenenó y el meta asturiano tuvo que mandar el balón a córner. Quedaban tres minutos y un buen desmarque no lo supo completar Alejandro Rubio en un remate certero sobre la meta del Sporting. Apretó el Sevilla y un balón colgado y peinado por la defensa asturiana lo tuvo que mandar a córner el meta con esfuerzo. La tensión se marcaba en el tramo final del encuentro, pero los goles no llegaron y se jugó el pase a la final en la prórroga.

En los treinta minutos adicionales el cansancio y la tensión afloraron en los dos equipos por igual. De un balón largo surgió una internada de Rubio por la izquierda del ataque sevillista, pero su remate lo despejó el guardameta asturiano. También lo intentó García-Manjarón en un remate de cabeza que no enganchó por la salida del portero. Los técnicos movieron la baraja de los cambios y fueron introduciendo jugadores de refresco.

La segunda parte de la prórroga comenzó con una oportunidad para Rubio, que no ajustó el remate tras desmarcarse bien y recibir el pase de Arguez. La transición entre la defensa y el ataque de los equipos era rápida, en el ánimo por parte de los jugadores de buscar la victoria. Pablo Pérez lo intentó desde lejos para el Sporting y forzó al meta a mandar el balón a córner.

El caso es que los jugadores de ambos equipos lo dieron todo durante los ciento veinte minutos pero no pudieron romper la igualdad en el marcador, y el finalista de la Copa de Campeones se decidió desde el punto de penalti, en el que los sevillistas superaron al Sporting por 10 a 9.

Ficha Técnica
Sevilla: Rico, Navarro, Pérez, Delgado, Paniagua, Cotán, Catiane (Rivas), Rubio, García-Manjarón, Rivero (Arguez).

Sporting Gijón: Grana, González, Menéndez, Rodríguez, López, Tima, Mera (Castañón), Pérez (Santos), López (García), Bustos, Serrano.

Árbitros: Rafael I. Pino Blanco, José A. Jiménez Real, Borja León Pacheco, Francisco Gómez Arias.

Goles: 1-0, min. 17 García-Manjarón; 1-1, min. 39, Bustos.


Los protagonistas

Daniel Poyatos: "Es un éxito para toda la gente de cantera que trabaja con nuestros chicos"
Daniel Poyatos, entrenador Espanyol
En sus primeras palabras, el técnico del RCD Espanyol reconocía las dificultades del partido pero aplaudía la labor de sus futbolistas: "Ha sido difícil, muy complicado, ya sabíamos que delante teníamos a un gran equipo, y la verdad es que ahora nos sentimos muy felices por el sacrificio de los jugadores, por su trabajo. Hemos sabido aguantar la acometida del Atlético de Madrid en los minutos finales, el equipo ha demostrado madurez, y hemos sacado una victoria muy importante y prestigiosa para nuestro club".

En el momento de los agradecimientos, Poyatos habla con cariño para el trabajo que está desarrollando en la base el conjunto catalán: "Estamos hablando de un sentimiento por la cantera, de gente que está trabajando mucho para ayudar a estos chicos, desde el primer equipo, ayudando a todos. Y para nosotros es la confirmación de que esta linea de trabajo es muy buena, y por eso quiero aprovechar para darle la enhorabuena a toda la gente del Espanyol, desde el benjamín hasta los mayores, a toda la gente que está cerca de estos futbolistas, que también hoy está en la final de la Copa de Campeones".

Diego Martínez: "Para el Sevilla es un hecho histórico volver a la final de la Copa"
Diego Martínez, entrenador Sevilla
El entrenador del Sevilla tenía sus primeras palabras para descargar la tensión del partido: "Muchísima felicidad es la que nos embarga en estos momentos, después de un trabajo titánico. Tenemos que darle la enhorabuena a todos los chavales, porque han hecho un esfuerzo tremendo, y también a todo el sevillismo, porque trece años después llegamos a una final de Copa de Campeones. Creo que es histórico para nosotros y hay que disfrutarlo mucho. Los chavales se lo merecen".

Deportivo, aplaudía el trabajo de los futbolistas, los del Sevilla y los del Sporting: "Se ha decidido por la lotería de los penalties, pero los dos equipos han hecho un trabajo extraordinario. Después de haber jugado el lunes, los dos equipos se han volcado, y la verdad es que partidos así hacen afición, en el sentido de la intensidad y la bravura. La verdad es que estamos muy orgullosos, porque el Sporting también ha demostrado ser un equipo muy fuerte".

Nota: Información proporcionada por el Gabinete de Prensa de la RFEF.

No hay comentarios:

Publicar un comentario