miércoles, 19 de junio de 2013

Sueños rotos en Londres


La madrugada del pasado viernes partieron hacia Inglaterra con maletas cargadas de ilusiones, en pocas horas esas ilusiones se tornaron en sentimientos de desesperanza, engaño e incluso de estafa. Más de una decena de jóvenes futbolistas canarios, junto a algunos peninsulares, llegaron el pasado viernes a Londres llamados por el ojeador Carlos Kabir Karani, que, según ellos, les prometió un contrato profesional en el fútbol inglés con sueldos de entre 1200 y 2000 Libras.

Durante el día de hoy, este blog ha tenido la oportunidad de hablar con ambas partes, con varios jugadores afectados y con el propio ojeador acusado de engañar a estos jugadores.

Para la mayoría de los afectados todo comenzó el pasado mes de febrero, momento en el que a través de las redes sociales o telefónicamente Karani contactó con ellos, manifestándole su interés en que en los próximos meses se desplazaran a Inglaterra para fichar en el Ebbsfleet United, legendario club inglés de la Conference National anteriormente llamado Gravesend & Northfleet, pero en grave crisis económica, por lo que llevaba varios meses buscando inversores.

Las negociaciones fueron reales, incluso Karani participó en una reunión con los socios a los que les esbozó su proyecto para el club, "todo es un desastre, tal vez es necesario alguien fresco del exterior, que no quiere hacer dinero. Quiero trabajar con jugadores de fútbol. No estoy ganando dinero, estoy reinvirtiendo el dinero".

Tras semanas y meses de negociaciones lo cierto es que Karani no se hizo con hizo con el club, ya que el mismo el pasado mes de mayo fue a manos de un grupo de inversores de Kuwait, que de hecho a día de hoy trabajan en el club.

Pese a este contratiempo, Karani mantuvo la oferta a los futbolistas, que en lugar de fichar en ese club tendrían la oportunidad de fichar en otros que también estaban interesados, con un único objetivo: dedicarse de manera profesional al fútbol.

Todas estas ofertas eran de palabra o por escrito mediante redes sociales, en ningún documento figuraba nada de lo prometido, pese a que alguno de los afectos asegura haberlo solicitado.

Según estos futbolistas, Karani se hacía cargo de todos los gastos de la estancia y comidas en Inglaterra, ellos sólo debían abonarle 150€ para cubrir parte de esos gastos y sacarse el billete de avión hacia Londres. El ojeador, afincado en Canarias hasta hace un año aproximadamente, desmiente rotundamente este hecho, y según él siempre les informó que debían abonar 150€ por la estancia y el desayuno, además debían correr con los gastos de transporte y comidas en Londres mientras duraran las pruebas de cuatro días, tras las que los clubes comunicarían los futbolistas que serían fichados y el resto debía volver a Canarias. Este hecho de que viajaban para realizar unas pruebas parece que tampoco quedó claro a todos los futbolistas, algunos pensaban que se iban por un tiempo indeterminado y que Karani les buscaría equipo en Inglaterra.

A su llegada a Londres una guagua les recogió en el aeropuerto, pero pronto comenzaron los problemas. Alguno de los futbolistas no había llevado el dinero supuestamente acordado para la estancia (150€), alguno tuvo que ir a un cajero para sacar el dinero y otros prometieron al ojeador que en los días siguientes se lo abonarían. Precisamente la estancia fue la segunda decepción, un hostal en el que casi un veintenar de futbolistas se mezclaban con otros desconocidos en una misma habitación. 

La tercera decepción fue el sábado, el amistoso previsto en el que debían verles varios ojeadores se convirtió en un partidillo entre ellos, al que según los afectados no asistió ningún ojeador, hecho que desmiente Karani. También se quejan del recinto deportivo en el que se realizó ese entrenamiento, “una especie de parque con césped mal cuidado”, por este motivo algún jugador se negó a participar ante posibles lesiones.

Con este panorama llegaba el lunes, algunos ya habían regresado a sus lugares de origen ante el engaño que sentían haber sufrido, pero otros mantenían la esperanza de que el lunes realmente se celebrara el partido y los ojeadores asistieran al mismo. Pero nada, el lunes volvió a surgir otro imprevisto y ya vieron que en Inglaterra no estaba su futuro por lo que decidieron volver a casa.

Podríamos contar lo manifestado por ambas partes a este blog, posiciones totalmente enfrentadas. Unos se sienten engañados, estafados y desilusionados por la forma de actuar de un ojeador que no cree que haber hecho nada para que se sientan así. 

A día de hoy varios futbolistas siguen en Inglaterra intentando probar fortuna de la mano de Carlos Kabir Karani que en los últimos meses ha llevado a otros muchos futbolistas canarios y peninsulares, incluso, según nos manifestaba esta mañana, tres jóvenes canarios viajarán este mismo viernes a Inglaterra para buscar una oportunidad, esperemos que con más suerte que estos últimos.

NOTA: En este artículo por el alto contenido de situaciones antideportivas que trata no se permitirán comentarios de personas que no estén debidamente identificadas con nombre y apellidos. Disculpen las molestias.

2 comentarios:

  1. Algunos de esos chicos que ven en la foto a día de hoy me escriben por wassap a diario para que les ayude en trabajo y fútbola. Incluso entrenamos juntos y están muy arrepentidos y eran inconscientes de que fueron manipulados por tres chicos y un padre o dos frustrados porque sus hijos no fueron elegidos entre los que continuaron... ☺

    ResponderEliminar
  2. MENCIONAR TAMBIÉN QUE TARDE O TEMPRANO TODOS ESTOS CHICOS FUERON DADOS DE BAJA POR SUS CLUBS Y LA MAYORÍA POR COMPORTAMIENTO INDEBIDO Y FALTAS DE RESPETO AL CLUB Y STAFF TÉCNICO O DIRECTIVA

    ResponderEliminar